El cuidado de los recursos naturales

¿Qué pescan los barcos extranjeros en el límite del Mar Argentino? ¿Cómo hacer para proteger nuestros recursos naturales? ¿Con qué instituciones se trabaja? En esta nota se presenta el trabajo que realiza la Prefectura con el objetivo de cuidar los recursos naturales del Mar Argentino.

Tripulante desde el puente de navegación del patrullero marítimo GC-27 Prefecto Fique.

Responsive image

Referencia: Prefectura Naval Argentina.



La Prefectura Naval Argentina (PNA) es la institución responsable de ejercer la función de policía en los espacios marítimos bajo jurisdicción nacional, incluida la Plataforma Continental Argentina (PCA) más allá de las 200 millas náuticas. Dicha labor incluye la protección de sus recursos naturales de acuerdo con lo establecido por la normativa nacional vigente.

Para poder proteger los recursos naturales del Mar y la Plataforma Continental Argentina, la Prefectura necesita entenderlos, identificarlos, reconocer su importancia, saber dónde se encuentran, comprender sus ciclos de vida, sus migraciones y las problemáticas que enfrentan.

Al ver en el mapa de Argentina la verdadera extensión de su mar y su Plataforma Continental, surgen preguntas no solo geopolíticas, jurídicas, estratégicas u operativas, sino también biológicas: ¿Qué se debe preservar?, ¿La fauna que se encuentra en la columna de agua?, ¿Los organismos que están en el fondo marino?, ¿Los recursos no vivos como hidrocarburos, gas y minerales, entre otros? A su vez, aparecen interrogantes sobre cuáles son las zonas a controlar.

Así, surge la necesidad de investigar para conocer los recursos a preservar y las especies sedentarias presentes en la zona. Para ello, es necesario interactuar con otras instituciones que vienen trabajando en esta tarea como el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la Administración de Parques Nacionales (APN), entre otras.

Estas tareas demandan una constante capacitación al personal de Prefectura que desarrolla tareas de cuidado y control.



La pesca en la Milla 201

Existen muchos artículos periodísticos que abordan la problemática de la pesca en el límite entre Alta Mar y la Zona Económica Exclusiva Argentina (ZEEA). En los mismos, se presentan informes con cifras de las toneladas de capturas que realiza la flota extranjera en la Milla 201 y su traducción en millones de dólares, asociándolas con pérdidas o al robo de recursos naturales.



Esta mirada incurre en planteos al menos discutibles. Por un lado, resulta controversial hablar de robo cuando la pesca en la Milla 201 es legal, esta actividad es una de las libertades que la CONVEMAR otorga a todos los Estados en Alta Mar. Si bien esta libertad no es absoluta, todos los Estados deben cooperar en la adopción de medidas necesarias para la conservación de los recursos vivos de Alta Mar, especialmente respecto de especies transzonales o altamente migratorias; la actividad pesquera en Alta Mar está permitida.

La segunda afirmación cuestionable se refiere a las supuestas pérdidas millonarias para Argentina producidas por la pesca de la flota extranjera más allá de la Milla 200. Esto es dudoso, primero porque se asume que la flota extranjera desplaza la actividad pesquera de la flota nacional en Alta Mar. Si bien los buques nacionales pueden pescar allí, mediante una autorización y permiso de pesca de “Gran Altura” que otorga la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de la Nación, no es significativa la cantidad de embarcaciones que lo solicitan.

Buque potero especializado en la pesca de Calamar.

Responsive image

Referencia: Prefectura Naval Argentina.



En segundo lugar, la afirmación sobre las pérdidas para la Argentina carece de sentido ya que asume un impacto sobre la población de calamar que luego ingresa a la ZEEA que no se puede verificar. No existen a la fecha estudios que determinen, a ciencia cierta, el impacto de la pesca de la flota extranjera sobre el calamar por la dificultad que ello conlleva a raíz del ciclo de vida de estos moluscos (1 año). Antes bien, se estima que la variabilidad en su captura se debe a factores ambientales que inciden sobre su corto ciclo de vida, antes que al efecto de la pesca de la flota extranjera más allá de la Milla 200.

Es importante aclarar que los buques extranjeros no siempre necesitan ingresar a aguas argentinas para pescar calamar, quizás la especie más referida en la prensa. Sergio Almada, uno de los coordinadores de EICEMAR, fue consultado por Anclaje para saber si el calamar es la única especie amenazada por la flota internacional y explicó “No es la única especie amenazada, existe otro recurso más preocupante, el abadejo. Esta especie longeva, es una de las que más claramente refleja el impacto que genera el accionar de la flota extranjera al borde de nuestra Zona Económica Exclusiva. Ello hace muy dificultoso el manejo sostenible y obliga a establecer escenarios de recuperación a largo plazo, condenado a la flota pesquera nacional a mantener las actuales medidas de manejo (con restricciones de captura), sin que existan garantías de lograr salvar al recurso del colapso”.

Por su parte, el comportamiento del calamar Illex no es idéntico todos los años. Como cualquier recurso pesquero no conoce de límites jurisdiccionales, por ello, nada asegura a la flota extranjera en la Milla 201 que su ingreso a aguas de la ZEEA incrementaría sus capturas.

GC-27 Prefecto Fique en un patrullaje nocturno en la zona fronteriza de las 200 millas.

Responsive image

Referencia: Prefectura Naval Argentina.



Sin embargo, y amén de su legalidad, esto no implica que la pesca en Alta Mar no genere un esfuerzo y un estrés en el mar y sus recursos, que plantea diversos interrogantes no solo en Argentina sino también para los Estados de la flota extranjera, de acuerdo a las responsabilidades que otorga la CONVEMAR.

Ante ésta situación, Argentina traza para sí y para su flota pesquera un Plan de Manejo del calamar Illex, a través del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), en él se incluyen consideraciones y estimaciones correspondientes a las capturas de las flotas extranjeras más allá de la Milla 200 y en aguas cercanas a las Islas Malvinas bajo permisos ilegales otorgados por el Reino Unido. Es importante aclarar que los buques pesqueros argentinos que deseen pescar más allá de la Milla 200 deben continuar respetando el Plan de Manejo.

En el Mar Argentino existen 4 subpoblaciones de calamar Illex. Se encuentran en el área de influencia de las aguas templado-frías, principalmente en la corriente de Malvinas y en su área de confluencia con la corriente de Brasil. Cada subpoblación de calamar desova en una estación del año diferente, esto hace que no puedan reproducirse entre subpoblaciones distintas.

La subpoblación Sudpatagónica del calamar es la más importante. Posee la mayor cantidad de sujetos y es la más pescada por la flota extranjera. Desova en otoño fuera de la ZEEA. La migración que realiza depende de las corrientes marinas, las condiciones de los vientos, la salinidad, la temperatura y el tiempo que los calamares pueden permanecer, en el inicio de su ciclo de vida, dentro de la ZEEA. Todas estas variables ambientales fluctúan cada año, por eso, se pueden observar variaciones en la ubicación de los barcos pesqueros que persiguen al calamar. Esta situación, en la que la especie migra en el límite de la ZEEA, genera una permanente amenaza de ingreso por parte de buques extranjeros.

GC-25 Azopardo patrullando las 200 Millas.

Responsive image

Referencia: Prefectura Naval Argentina.



Por ello es necesaria la intervención del Estado que, a través de la Prefectura, hace más de 30 años mantiene una presencia casi permanente en este límite, con sus medios de superficie y aéreos en un primer momento, y luego, con la ayuda de sistemas satelitales de monitoreo y de seguimiento de buques.